Mujer, madre y mil cosas que hacer…¿Cómo administrar el tiempo?

0
158

A veces resulta complicado, un torbellino de emociones te invade, una responsabilidad inmensa te llama, y hay una línea delgada entre la cordura y la locura que, en ocasiones te genera mucho temor y stress, entonces exclamas: ¡No puedo con todo! Pero sí que podemos.

Este caos maravilloso de tu vida, después de los hijos, es una bendición grandísima, porque te invita a hacer una reingeniería, a experimentar una real transformación y dar todo de ti para lograr equilibrar todas las áreas de tu vida. Confieso que el proceso no es nada fácil, pero te vas encontrando, vas descubriendo a una nueva mujer, una mujer poderosa y genuina, a quien el amor motiva para hacer las cosas de la mejor manera posible.

La organización es parte fundamental en este camino, pero esa organización se contrasta inexplicablemente con la flexibilidad para manejar situaciones y hacer uso efectivo del tiempo, sencillamente porque tus prioridades cambian, y sabes discernir mejor entre lo que es realmente importante y lo que puede esperar un poco más.

Pero, ¿y cómo se hace eso? Si en esta etapa de tu vida todos esos roles son importantes…calma, respira, serénate y vive el hoy.

Te hago otra confesión; antes era una máquina de trabajo. Solo quería seguir ascendiendo, seguir creciendo profesionalmente. No me imaginaba de ama de casa, atendiendo a un esposo, imagínate pensar en un hijo, una lucha interna entre querer o no querer tenerlos.

Solo me visualizaba teniendo el éxito esperado en el campo laboral, y viajar. Luego sucedió, sin más, sin siquiera proponérmelo, llegó el amor, y con él un cambio total y rotundo a mi vida. Y cuando pensaba que sería un completo desastre, pues yo misma me sorprendí y me sorprendo porque estoy en el camino correcto y estoy logrando desempeñar mis roles lo mejor que puedo, eso sí, con amor del bueno. Apasionándome por todo lo que hago y motivándome cada vez más.

Cuanto menos te presionas, más fluyes, y la planificación es indispensable.

Yo creía que no iba a lograrlo, pero nosotras tenemos una capacidad para ser multitasking que debemos agradecer cada minuto de vida, y vas aprendiendo, poniendo cada cosa en su lugar y dándote a ti un lugar único y enriquecedor. Con esto no quiero decir que no nos podamos equivocar, y a veces vamos a sentirnos perdidas o con mucha carga y queremos salir corriendo, pero si asimilamos los cambios de forma positiva y nos empoderamos, tenemos todas las de ganar.

Es agotador, sí, por eso no debes descuidarte.

Llevar las riendas de un hogar genera cansancio mental, físico. Por otro lado, resulta que nosotras debemos mantener nuestra energía y actitud positiva para el día a día, además debemos estar arregladas porque nuestra imagen dice mucho, y porque nosotras queremos vernos bien que es lo más importante. Pero no solo es vernos bien por fuera, debemos estar bien por dentro, eso si que es esencial, porque emocionalmente, en la mayoría de los casos somos nosotras quienes alzamos ese muro de contención que nos salva de la cárcel de la depresión, la apatía y la desunión.

¡Waooo! lo escribo y me aterro, pero en la práctica, que bien podemos hacerlo.

Sí podemos compaginar los roles, tener a nuestros niños bien cuidados y atendidos, al igual que a nuestro esposo, mantener la casa en orden (dentro del orden que permiten nuestros peques), pero no debemos olvidar algunos aspectos importantes:

  • No sobre exigirnos…somos humanas, no máquinas, cuando se encienda la luz que pide tiempo fuera, hazle caso, para un momento, respira, canta, lee, da un paseo, baila…libera stress y sigue…
  • Comunicarnos con nuestras parejas y pedir comprensión y ayuda. Sentirnos apoyadas y amadas es muy estimulante.
  • Si ya estás de vuelta en el trabajo, o trabajas en casa, planifica, establece horarios y rutinas para tus hijos, de manera que puedas concentrarte en tus labores. 
  • Siempre atiende el llamado de tu niño(a), deja por momentos lo que estás haciendo y escúchalo. 
  • Ve identificando las habilidades y destrezas de tus hijos y trabaja a partir de allí, motivándolos a hacer tareas divertidas para ellos, y que puedas chequearlo mientras tú haces las tareas del hogar.
  • Si tus hijos van a guardería o ya comenzaron oficialmente su etapa escolar, elige muy bien el lugar donde estarán, que ellos se sientan felices y tu tranquila y relajada para enfrentar tu día a día. 

Tu mundo, tus aspiraciones, tus anhelos como mujer y profesional, no se acaban con la llegada de los hijos, no se acaban por ser ama de casa, todo lo contrario, es en esa nueva etapa, en la que tu mundo comienza a tomar nueva forma, tu mundo comienza a enriquecerse más, y te demuestra de lo que estás hecha mujer. Te demuestra que es precisamente el HOGAR el que te da la fuerza necesaria para actuar, para ser mejor madre, ama de casa, mujer, esposa, profesional.

Comments

comments

Compartir
16 años de experiencia en el área comunicacional, Tv/radio host, locutora, productora, publicista, redactora creativa. Animación de eventos: presentación de conciertos, obras teatrales, eventos benéficos. Coach para nuevos talentos, talleres de oratoria, animación y dicción. Voz marca, Grabación voz off comerciales, institucionales, narración documentales, voice over. Incursionando también en el mundo del doblaje. Me apasiona mi profesión. También soy madre, esposa, amiga. Luchadora incansable, siempre adaptándome a los cambios y fluyendo con ellos. En constante reinvención. Apostando al éxito. Siempre activa y creativa.