El Reto: Pasar por Perú sin perder el aliento (día 11 y 12)

0
66

Post anterior: El Reto: llegar a Puerto Maldonado (día 9 y 10)

La interoceanica, esa gran carretera que nos está guiando desde que salimos de Brasil hasta nuestro destino chileno. A primera hora de la mañana salimos de Mazuco con el rumbo trazado hasta Puno, hermosos paisajes fueron empañados en partes cuando se hizo presente la lluvia. Algo que tocó mi corazón fue el pasar de largo el puente que dirige a Cuzco (uno de los lugares que anhelo visitar). Los riscos, las montañas y todo el paisaje fue de ensueño, digno de disfrutar con calma, para lamento nuestro no teníamos el tiempo para hacerlo, aunque si pudimos bajarnos y tomarnos unas cuantas fotos.

Zona de derrumbes, saliendo de Mazuco. Fotografía: Maryu González
Los puentes del Perú. Fotografía: Maryu González
Pequeñas caídas de agua en la vía. Fotografía: Maryu González

Paisajes hermosos, digno de admirar,Región de Puno. Fotografía: Maryu González

Más hacia el cielo, región de Puno. Fotografía: Maryu González
Al final se ve una cascada en la montaña, el frío se intensificaba. Fotografía: Maryu González
Este es el puente que nos lleva a la carretera vía CUZCO. Sierra Peruana. Fotografía: Maryu González

Las carreteras en Perú son excepcionales, la señales de transito son muy oportunas, le dan el mejor uso que he podido ver en mi vida. Una anécdota que no se puede escapar y que deseo dejar plasmada en este reportaje, fue el que nos sucedió exactamente al pasar el peaje de San Gaban, a escasos metros luego de pasar el peaje una camioneta blanca tipo pick-up de la policía nos detuvo a un lado del camino, solicitando la documentación del vehículo y del conductor. Al notar que teníamos toda la documentación solicitada pidieron el seguro obligatorio de accidente de tránsito (SOAT), cabe destacar que en aduana no nos hablaron nada al respecto por lo que la petición del policía fue algo extraña; a manera de respuesta por nuestra pregunta del porque nadie nos había solicitado o siquiera nombrado dicho documento los policías dijeron que igual debíamos ser multados porque nuestra camioneta tenía “luneta polarizada” (papel ahumado), al parecer no es permitido su uso en vehículos regulares, solo a vehículos oficiales de alto estado o con un permiso especial. La actitud de estos “oficiales policiales” era muy insistente en querer multarnos  (500 soles) y llevarnos a una comisaria que estaba a dos horas de camino, donde el vehículo sería retenido por un aproximado de tres días (ya que eran días festivos no laborables 1-2-3 de Noviembre).

Esperando ser multados y dirigidos al lugar, notamos que los policías actuaban como en plan de “conciliar” una salida alterna para dejarnos pasar con tranquilidad a nuestro destino. Pasa en Venezuela y en Perú, estos policías “zánganos” solo deseaban “ayudarnos” dejándonos tranquilos, mientras nosotros pudiésemos “colaborarles”; aquí nos quedamos con una baja de 164 soles.

Peaje de San Gaban. Fotografía referencia

Desde que salimos a las ocho de la mañana y hasta San Antón fueron siete horas y 259 km. En el vídeo podrán ver que subimos, subimos y subimos; el frío calaba en los huesos y estos cuerpos tropicales comenzaban a resentirlo. Como estábamos preparados nos abrigamos y seguimos subiendo. Habían puntos muy comprometedores donde el paisaje y las curvas no eran buena combinación. En lo personal comencé con un dolor de cabeza fuerte, mareos y nauseas. Por acá las notas para documentar el viaje disminuyeron, realmente tenía “mal de montaña”. No sé específicamente donde nos encontrábamos cuando vimos a nuestro lado la Cordillera Carabaya (complementando con nuestro amigo Google), lo cierto es que para mi esa vivencia fue como un espejismo, según lo que estoy leyendo estábamos en Macusani – la capital de la provincia más alta de Perú- a 4.450 m.s.n.m; junté todas mis fuerzas y logramos tomar algunas fotos, pude haber tomado unas más lindas pero la cámara se descargó, aunado al malestar; pero les complementaré con imágenes referencia que muestran lo que vimos en nuestro camino.

IMPORTANTE: A mitad de Macusani, nuestro chofer estrella (@RoyProductions) comenzó a sentir que los ojos se le cerraban, esto es producto de la falta de oxigeno, inmediatamente estacionó a un lado del camino y esperamos a que se sintiera mejor, todos estábamos con mal de montaña.

Ollachea Perú, aquí comenzamos a subir y subir. Fotografía Referencia.
Riachuelos hermosos a un lado del camino en Ollachea. Fotografía referencia.
Unas pocas curvas, esta es la parte suave del camino. Fotografía referencia
Seguimos subiendo. Fotografía referencia
¿Ovejas? ¡No son Llamas! Mi impresión al saber que su nombre es Alpaca. Fotografía: Maryu González

Al fondo el Cordillera Carabaya de Perú. Fotografía: Maryu González

Cordillera Carabaya. Fotografía referencia.
Cordillera Carabaya. Fotografía: Maryu González
Alpacas peruanas, así están en todo el camino. Fotografía referencia
Así están pastoreando a las alpacas en la zona. Fotografía referencia

El camino hacia Puno es hermoso, pero luego de unas horas ya no quieres ver más de lo mismo, es curioso como ves a los lados cementerios pequeños (creo que donde muere la persona allí la entierran), además adornan las pequeñas lapidas con flores, artículos como festivos y luces (pensé era así por lo del día de los muertos). Las personas en especial las mujeres con sus trajes típicos de la zona, la forma de peinarse y de cargar sobre su costado muchas cosas, llamó nuestra atención todo el camino. Alpacas de lado y lado del camino, perritos suicidas que dormían en las vías sin importar que pasaran los carros. Muy poca vegetación, mucho frío y casas pequeñitas, cuadradas y como hechas de barro. Sé que pasamos varios sitios históricos importantes, pero realmente la mente solo pensaba en tratar de respirar, la falta de oxigeno me afectó duramente.

Luego de 7 hrs de camino, San Anton. Fotografía referencia.
San Anton. Fotografía referencia
Parte del desierto peruano. Fotografía: Maryu González
6:00 pm cuando llegamos a Juliaca. Fotografía: referencial
Buscando Hotel en Juliaca, esos pequeños carros taxis un peligro en la carretera. Fotografía: Maryu González

 

Peinados y trajes de perú. Fotografía referencia

En Juliaca puedes conseguir en cada esquina un hostal. Los hoteles están en zonas más centrica luego de plaza de armas.

Nuestro destino Tacna (Frontera con chile día 12)

Luego de pasar la noche con fiebre, episodios de asfixia por la falta de oxigeno (mal de montaña), nos levantamos, desayunamos y con más fuerza buscamos salir de Juliaca. La camioneta quedó en un estacionamiento que es asociado al hotel (se paga 5 S/ la noche). Según las indicaciones de Google maps pasaríamos por Ilave y luego Juli allí encontramos una intersección, que aproximadamente a 102 km (1:22min) nos llevaría a Mazocruz (vía a Tacna).

NOTA IMPORTANTE: La vía de Juli a Mazocruz, no está en buenas condiciones, se debe ir a 20 km/h o menos. El carro sufrió por unos 20 minutos y no soportamos pasar por otra carretera como la BR319. Así que decidimos devolvernos a Juli y seguir para Mazocruz bordeando Desaguadero.

En distancia es más largo el camino(158 km/h), pero no importaba hacerlo en una autopista bien hecha. A la 1:14 p.m llegamos a Desaguadero seguimos adelante. La carretera está en óptimo estado. A las 2:30 pm, llegamos a Mazocruz. Acá notamos que el paso hacia Tacna está en construcción, por lo que se debió seguir rumbo a Moquegua, la carretera seguía impecable, y pasamos por un peaje que no se pagaba.

Llegamos a Torata a las 5 de la tarde, luego de pasar miles de curvas, de aguantar las nauseas. Colocamos gasolina y buscamos donde comer, por ser día feriado no había nada abierto así que seguimos, a 25 min está Moquegua, lugar donde conseguimos una gran feria de comida. Sin embargo no comimos nada típico peruano, nos “lanzamos una bala fría” como bien decimos en Venezuela, en otras palabras es comida rápida. Los deseos de llegar a Tacna eran más grandes que el mismo hambre, por cierto el atardecer y la vista del cerro Baúl arropando la ciudad son un espectáculo que solo Dios pudo regalarnos, todo se tornó de color rosado.

Atardecer en Moquegua. Fotografía: Maryu González
Atardecer en Moquegua. De fondo las montañas. Fotografía: RoyProductions
Moquegua casi de noche. Fotografía: RoyProductions
Cayó la noche y nosotros aún comiendonos una hamburguesa. Fotografía: RoyProductions

 

Pasada las 8 de la noche llegamos a Tacna, es impactante verla de noche, desde lo alto de la montaña, luces por doquier. Felices buscamos un hotel casi en la entrada de Tacna, lo complicado es conseguir hoteles con estacionamiento.

RECOMENDACIONES

  • Llevar ropa abrigada.
  • Tener dulces, chocolates y dinero para comprar algo caliente en el camino.
  • Comer bien, esto ayudará a tener más fuerzas en el viaje. Es importante que si notan debilidad, mareos, o sueño, de inmediato parar a un lado del camino y descansar. No tomar riesgos.

Gastos de Gasolina:

  • 2.9   Galones de Gasolina 90 octanos ————– 40 S/ (Asilo Perú)
  • 10.4 Galones de Gasolina 90 octanos ————–135,60 S/ (Juliaca)
  • 11 Galones de Gasolina 90 octanos —————- 150 S/
  • 6,25 Galones de Gasolina de 90 octanos ———— 77,29 S/

Gastos Generales

  • Habitación Triple con desayuno incluido–————— 115 S/
  • Peaje para salir de Puerto Juliaca —————————— 7,10 S/
  • Peaje a unos 45min de Juliaca ————————- 3,50 S/
  • Habitación Triple en Tacna —————————— 70S/

Total de Kilómetros recorridos: 576 KM

Hora de Llegada: 8:16pm Tacna.

Próxima parada: Antofagasta

Sigue la aventura:

Comments

comments

Compartir

Revista para la mujer actual, única, decidida, maquillaje, moda, estilo de vida, con un toque de locura. #SomosSinEtiqueta