“¿Y tu cuando tendrás bebés?” Ser o no ser madre, es el dilema.

0
72

Un tema bastante complejo, yo a mis 37 años me veo diariamente confrontada con la realidad social. Ser o no ser madre.

Es un tema que involucra a los que pudiesen ser los abuelos, tíos, padrinos, re-contra archi mega tíos (amigos que son como hermanos). La presión es bastante fuerte y en ese sometimiento vivimos nosotras las mujeres luego que pasamos los treinta, el cuestionamiento es:

¿y tú pa’cuando?

Son muchos los cuestionamientos, las cargas y todo lo que debemos soportar; que les parece esta de “se te está pasando y puedes ser de riesgo” o la mejor, “¿vas a ser abuela o madre?”, las recomendaciones son infinitas, las expectativas de las terceras personas abundan. Pero, la reflexión me lleva al punto de ¿Qué clase de comentarios se deben soportar?.

Mi idea no es sentirme mejor o peor por ser o no ser madre; aún de mi grupo de amigas no soy la única, claro que tengo muchos grupos y está uno donde si suelo ser la única sin haber dado la vida a otro ser humano. Pero sigo preguntándome cuales son los consejos que “debiese” escuchar (créanme que a veces no hay otra opción), hay tantas preguntas que me niego rotundamente a contestar.

Ver amigas cuando se comparten lo mucho que sufren por este proceso de maternidad, pezones sangrantes, rotos por el amamantar – no me da temor, creo que parir debe doler más y deja una hermosa recompensa – pero que refrescante escuchar jóvenes madres que sonrientes dicen que se activan y energizan con solo escuchar la risa de sus crías.

¿Creen en realidad que no me gustaría vivírlo?

Entiendo que estoy “entradita en edad” – para algunos pasada de edad- las caras de tristeza cuando me pregunta la edad y me hacen la pregunta del millón “¿y tienes bebés?, conseguirse con mi “No, aún no”. Dentro de mi se siente como, que vergüenza, como no vas a haber parido aún estas personas ahora están tristes por ti. Parece que después de los 30 toda mujer debe de forma obligatoria permitirse ser madres, y de no ser así debe ponerse los patines y apurarse a ser mamá.

¿Qué tal si la respuesta a las preguntas, es que no quieres tener hijos?, “¡Wao!” los mataste, ¿Tienes algo malo?. Bueno, no es mi caso, yo si deseo tener bebés, pero hay muchas que simplemente no lo desean. Después les contaré la última vez que me recomendaron a un “especialista en fertilidad”.

Capacidad de asombro, ¿Qué es eso? yo la perdí hace un buen rato.

 

Baby showers, reuniones familiares, reuniones con amigas. Son los momentos propicios para que muchos me indiquen “por mi bien” que debo hacer, porque otras de las razones para tener niños es, para que alguien me cuide en mi vejez.

MI MÁS GRANDE RECOMENDACIÓN PARA TODOS

Probemos con conectar nuestros pensamientos y emociones con el respeto al estilo de vida de los demás, si hacemos de esta manera el mundo sería menos agobiante, incomodo y por un rato muy largo sería más agradable. Recapacitemos al momento de ver a alguna persona (sea familia, amiga, confidente, vecina, desconocida) y pasemos a cuestionarla (sea por que esta delgado, o subido de kilos, sin cabello, o con cabello, con o sin bebés), no hay licencia abierta para cuestionar a una mujer que aún no ha sido madre.

Que distinto si en las reuniones, también comentaran directamente a los hombres el porque no es un padre más activo, o indicarles que es momento para ser padres (con todas las letras que significa este título).

Por lo pronto yo me sigo negando a contestar muchas preguntas que sólo me pertenecen a mi, la vida intima y personal no debe existir para complacer la curiosidad de terceros. He aprendido a guardar silencio, a responder con muchas más preguntas. El tiempo de Dios es perfecto, y lo que para ti es un momento perfecto, no es significativo de que a la vecina le toque igual que a ti.

Cada quien debe vivir su momento, sin mirar a los lados y sin compararse; allí radica parte del saber vivir.

Lic. Maryu González (@maryugonzalez)

Comments

comments