El Reto: Salir de la selva gritando “¡Por fin asfalto!”. (día 8)

0
286

Post anterior: El Reto: Cruzar la selva amazonica en carro (día 6y7)

En definitiva, esto es algo digno de contar a los nietos, amanecimos renovados en medio de la selva, oxígeno para regalar. Bien temprano decidimos continuar el viaje, estábamos deseosos de pasar este tramo, aunque no dejábamos de disfrutar la vista, pudimos maravillarnos con el ecosistema, en el camino nos encontramos con monos, armadillos, y un roedor muy grande (aún no se que era, corrió y no pudimos apreciarle bien), las aves más hermosas. Guacamayos, y otras aves que no sabría definir, pero hermosas. Con el corazón en la garganta al sentir muy de cerca las zonas pantanosas (aunque hermosas); no podía dejar de pensar en las anacondas (la película me dañó lo admito).

Algo que afectó mucho durante el viaje, fue el clima. La humedad es extrema, ya al medio día es algo que exaspera, a veces una lluvia refrescaba; otras veces el sol quemaba hasta hacernos sentir sin fuerzas, quedamos con un bronceado intenso, además de marrones por la tierra que los otros carros dejaban al pasar a nuestro lado. Es importante contar con suficiente agua, dulces y snacks.

Selva amazonica – Brasil.(Br319). Fotografía Maryu González

Fue exactamente a las 11:00 de la mañana cuando nos detuvimos a un lado de la carretera para colocar gasolina, contábamos exactamente con medio tanque (30 litros de gasolina 91 octanos). Teníamos un día sin ver pueblos solo alguna que otra casita. Creo que los nativos de esta zona por alguna razón se escondían al vernos, al inicio pensé eran cosas mías; tal ves el calor me estaba haciendo daño, pero realmente eso sentíamos. Pasado el medio día la carretera se torna algo agobiante, deshidrata el clima, los huecos nos tenían temblando, ya teníamos casi dos días en esta carretera. Según lo que habíamos investigado el puente de madera número 54 nos indicaba que estábamos cerca del fin del trayecto, este lo pasamos a la 1:59 pm.

Colocando gasolina – alguna parte de la selva. Fotografía: Maryu González

Por fin, carretera de asfalto!

A las tres de la tarde salimos de la carretera de tierra. Notábamos que iba mejorando, nuestro alrededor iba cambiando poco a poco, veíamos haciendas, ganado; hasta que entramos en una redoma que indicaba tomar la Br230 rumbo a Humaitá.

Importante: En este punto si piensan que van a llegar hasta una estación de servicio de camino a Porto Velho, pues les indico que no hay estaciones de servicio en casi dos horas de carretera. Nosotros retornamos hasta el poblado de Humaitá, pues no contábamos con suficiente gasolina.

De Humaitá salimos a las 5:30 pm y llegamos a Porto Velho a las 8:40 p.m (para nuestro lamento, de noche no se aprecia mucho), la ciudad se dejó ver muy actual, edificios y una estatua de la libertad que llamó la atención. Aunque de noche es muy hermosa, lastima solo estemos de paso, a estas alturas estábamos anhelantes de una buena ducha, una cama para reposar y WiFi para contactar con nuestros parientes y amigos, que no sabían nada de nosotros.

En la entrada de Humaitá – Brasil. Fotografía: Maryu González.
Entrando a Porto Velho. Foto: Referencial de google.

RECOMENDACIONES

  • Tener suficientes líquidos, frutas y alimentos.
  • Al salir de la Br319, deben ir directamente hacia Humaitá, las estaciones de servicios tienen, ducha, agua fría potable, baños limpios y un espacio para comer con tranquilidad.
  • Un carro desajustado “jamás” pasaría la Br319.

Gastos de Gasolina:

  • 55,53 Litros de Gasolina 83 octanos —– 242  R$. (Humaita)
  • 24,88 Litros de Gasolina 83 octanos —_ 92,03 R$ (Porto Velho)

Gastos Generales

  • Habitación de hotel Porto Feliz (triple con café da manhã) ——————120R$

Total de Kilómetros recorridos: 576 KM

Total de puentes de madera pasados: 33 (en total son 54 puentes)

Hora de Llegada: 6:30pm Porto Velho.

Próxima parada Puerto Maldonado, Perú.

Sigue la aventuraEl Reto: llegar a Puerto Maldonado (día 9 y 10)

Comments

comments