¿Y DESPUÉS DEL ENAMORAMIENTO?

0
336

¡Hemos conocido a nuestra media naranja!

Todos hemos vivido que conocemos a alguien y nos sentimos conectados, las mariposas en el estómago y pasión desbordada no se hacen esperar, es un momento de poca racionalidad y mucha emoción, donde ese ser se torna perfecto y por mas que algunas cosas sean evidentes y todos nos lo digan, nosotros no logramos verle ningún defecto, somos comprendidos y lo mejor de todo ¡nos gustan las mismas cosas!

Esta etapa está destinada a terminar, para dar paso a la racionalidad y estabilidad en la pareja, se trata entonces de pasar del ENAMORAMIENTO al AMOR REAL.

Durante el enamoramiento ocurren algunos fenómenos, no siempre conscientes y es que algunas veces solemos cubrir al otro con nuestros propios deseos y eso es lo que vemos en él, “es que es tan solidaria y soñadora”, “es que es tan dulce y leal”. La consecuencia de ésto cuando se acabe esta fase es un fuerte golpe con la realidad.

Otras veces ocultamos algunos gustos o disgustos para ser lo que el otro quiere ¿ que pretensión tan osada no? Ocurre que a él le gusta el rock (nosotros lo detestamos porque nuestra tendencia musical toda la vida ha sido la salsa), procedemos entonces a esconder toda nuestra discografía de Maelo Ruiz, sustituyéndola por los mas finos rockeros clásicos. Cosas como esas nos hacen mas difícil el proceso, pues cuando transcurra el tiempo (hablaremos aquí de dos años aproximadamente) y aparezca de la nada un disco del mencionado salsero, escucharemos cosas como: ¿donde esta ese/a del que yo me enamore? !como han cambiado las cosas!

Y es que si a veces nosotros no sabemos lo que queremos, ¿como podremos saber lo que quiere el otro? Para esto lo mejor es mostrarse auténtico desde el inicio en lo que refiere a nuestras características, posiciones frente a diversas situaciones, gustos, disgustos y opiniones. Claro está siempre siendo asertivo al comunicarlos.
shutterstock_256757890Al finalizar esta etapa de ilusión que según estudios científicos tiene una duración aproximada de 18 meses, comenzamos lo que podemos describir como AMAR realmente, esto es coloquialmente pisar tierra, pues conocemos las potencialidades del ser amado, pero también sus debilidades, nos tocará, perdonar errores, aceptar, sanar, en fin, la vida en pareja posterior al enamoramiento requiere de comprensión, paciencia, buen humor, pero sobre todo de DECISIÓN. Decidimos aceptar, cambiar, perdonar, detenernos o seguir.

enganchados_amor_enamoramiento_1Suele suceder que hay quienes sienten que se han desenamorado, debido a la desaparición de esta euforia inicial, causándoles gran decepción. Por eso es importante manejar esta información, y al iniciar el noviazgo, matrimonio u otra, caminar seguros sabiendo que no toda la vida nos sentiremos de esa manera y eso no quiere decir que no podamos amarnos con la misma intensidad. La vida sexual también va variando, sin terminarse el disfrute ni que desaparezca el deseo. Día a día se decide invertir tiempo y creatividad, para avivar el fuego aunque la frecuencia cambie, es decir lo pasional solo se modifica pero nunca se acaba.

Otra cosa es que aquellos temas que se reprimen durante la primera etapa, por miedo al conflicto o a discutir, empiezan a surgir, por lo que debemos afinar nuestras habilidades en una discusión, y el mejor modo es la conciliación, donde siempre sea posible llegar acuerdos, todo lo contrario a luchar por conseguir la razón.

El haber vivido unos años juntos, desarrolla la intimidad, y sin esta no es posible una relación afectiva, nos conocemos, compartimos y disfrutamos juntos, este es uno de los componentes del amor romántico, acompañado del compromiso y la pasión según Stemberg y su teoría triangular del amor. Para desarrollar la intimidad y que la rutina no nos arruine, hay que mantenernos atractivos para el otro y seguir siendo pareja, realizando actividades juntos.

Lo que tenemos que comprender es que el amor pasa por sus fases y que nuestro compromiso de verdadero amor con nuestra pareja, supone hacer todo lo posible para mantener -además del sentimiento afectivo- el objeto de deseo sexual y erótico. Al fin y al cabo, es la persona que escogimos para vivir. No olvidemos que si decidimos cambiar de pareja solo por pasión, se repetirá este ciclo una y otra vez

! nos leemos en la próxima oportunidad!

Psic. Irina Faneite

Comments

comments

Compartir